La cuenca de “never return”

Caminaba por la calle un día como cualquier otro, sólo escuchaba mis propios pasos, el crujir de las hojas regadas por el suelo, cuando de repente, lo vi, una cuenca de agua, de difícil descripción, era verde, talvez negra, densa y putrefacta.

Nunca antes había visto algo parecido, a pesar de pasar diario por esa calle. Decidí explorar, a pesar del miedo instantáneo que me produjo.

Me acerqué muy despacio, y muy silenciosamente, podía escuchar mi respiración, y aún más los latidos de mi corazón pues eran tan fuertes que temí delatar mi presencia.

Me incliné, y a gatas decidí aproximarme cada vez más despacio y quizás hasta temblando, finalmente llegué a la orilla de la cuenca, me asomé tímidamente; al principio no pude ver nada, ni siquiera mi reflejo o sombra, cuando de pronto un rostro masculino, casi familiar, emergió y se aproximó al mío, me quedé petrificada, cuando, pronunció mi nombre muy quedito, pero muy claro.

Me quedé allí viéndolo, inmóvil, con los ojos muy abiertos, mi respiración se entrecortó; me pidió entonces que me acercara más , no quería, mi sentido de alerta me gritaba que saliera corriendo de allí, pero no quise escuchar, la curiosidad me había invadido…

Acerqué mi rostro, empinándome más hacia la cuenca, hacia él; sonrió, salió un poco más y me besó. No puedo detallar su beso, pero ha sido el beso más estremecedor, escalofriante y dulce a la vez, era el beso de un ángel.

Me confesó que me había estado observando ya desde hacía tiempo y que estaba profundamente enamorado de mí. Su mano recorría mi rostro mientras me invitaba a entrar en la cuenca, en su mundo. Decía que era maravilloso estar ahí; adentro el tiempo se detiene, la vida no tiene fin y el amor es para siempre. Nunca te faltará nada, me susurraba al oído, ven conmigo y verás.

Ya no era dueña de mis acciones, me tomó de la mano y me arrastró dentro de la pestilente cuenca, yo sólo me deje llevar, la sensación de paz, tranquilidad y ternura que me infundía su mano tomando la mía, me provocaba olvidar mi vida en la tierra, mis seres queridos y el hedor de la cuenca.

 

trapped_by_ale07.jpg

Mientras mi cuerpo se hundía, decidí abrir los ojos, sólo para descubrir que aquél misterioso personaje no era humano. Su rostro era juvenil, su dorso era perfecto, pero en vez de piernas tenía una larga cola, viscosa y desagradable, fue cuando comprendí que en vez de ángel, se mostraba ante mí un demonio abisal.

 

trapped_2.jpg

Me asusté, pero me tomó entre sus brazos y me dijo que no debía temerle, simplemente amarle.

Su abrazo no era confortante, más bien sofocante, ya no sentía la dulzura por la cual había renunciado a todo por él, mi familia, mi vida, mi ser, mi libertad…

Me di cuenta ya muy tarde que había viajado a otro mundo, lejos de todo lo que conocía, sin boleto de regreso.

Era imposible escapar, el boquete por el cual había entrado, era el único por el cual podía salir, mas el agua de la superficie era tan densa y viscosa que no se podía pasar por allí. Lloré, lloré mucho, hasta que mis lágrimas ya no salieron más.

 

Al desaparecer de mi mundo, mi madre y mi hermana me buscaron hasta hallarme en esa putrefacta cuenca, hicieron todo lo posible para sacarme de allí, pero él nunca se los permitió. Después de agotar todas sus energías en intentar rescatarme, ya sólo se conformaron con irme a visitar, no podía escucharlas, y ellas tampoco me escuchaban, sólo intercambiábamos miradas, miradas de infinita amargura.

Antes de irse, empatizaban mi dolor con lágrimas, siempre me quedaba con una sensación de absoluta soledad.

Él venía entonces hacía mi y me trataba de reconfortar con sus hipócritas palabras y con sus sucias mentiras; su sola presencia me producía el más nauseabundo sentimiento de asco.

 

inner_demon.jpg

Me desesperé tantas veces al principio, una sensación de frustración y agonía, de odio y rencor. Todas las noches despertaba tratando de gritar tras una horrible pesadilla, y ahí estaba él, su rostro de ángel y su corazón de monstruo. Su “amor” siempre fue de necesidad, de obsesión, de cobardía, de coerción y sufrimiento.

Mi madre y mi hermana me visitaban diario, pero después empezaron a ir más esporádicamente, De repente mi madre dejó de ir. Mi hermana iba cuando podía, y siempre sollozando se despedía. Se estaba haciendo vieja, su carne arrugada y marchita; sus ojos tristes de tanto esperar; su paso lento y pausado; su cabello gris, como las nubes en un día de lluvia; fue entonces, y sólo entonces cuando comprendí que nunca iba a salir de allí, ¡nunca más!, pensé, nunca más sería libre, nunca más volvería a ver los rayos del sol, nunca más iba a ser yo, nunca más…

Mi hermana finalmente dejó también de ir, aún no sé si ella me abandonó o yo la abandoné. A pesar del tiempo, mi piel era aún joven, descubrí que no envejecería jamás, no moriría jamás, que estaba condenada a morir viviendo, a permanecer allí eternamente… nunca me había sentido tan sola y tan desdichada.

Él sin embargo se aferraba a mí, respiraba por mí, su amor era enfermo y amargo; no podía sentir más que asco por él. El estar allí, en esa cuenca, junto a él no me causaba más que un terrible sentimiento de repulsión, de nauseas y desesperación.

Pasaba los días recordando a mi madre y a mi hermana, pues por más que me esforzaba, no podía formar ningún recuerdo, ninguna imagen, de aquél que una vez fue mi mundo, mi casa, mis seres queridos, mi hogar, mi luz, mi aire, mi libertad. Era muy difícil recordar cualquiera de esas cosas, y mucho menos cuando él me abrazada por largo rato; su hedor era insoportable, su cuerpo nauseabundo, su cola parecía la de una serpiente gigantesca y áspera.

Un día de pronto, sin que yo lo quisiera, sin que mis movimientos fueran voluntarios, me vi abrazándolo con dulzura; ese día descubrí que lo amaba…

 

trapped.jpg

Anuncios

10 Responses to “La cuenca de “never return””


  1. 1 Yopi 25 mayo 2007 en 1:14 am

    SUPERMEGA ORALES!!!!!!, NO TENGO PALABRAS, WOW…. SHIDO, SHIDO.

  2. 2 Nahui Ollin 25 mayo 2007 en 1:54 am

    Gracias ^__^ ! 🙂

  3. 3 Juan Carlos Reyes Reyes 16 octubre 2007 en 8:08 pm

    La verdad me parece genial la historia, tiene un poco de todo, trama, suspenso, dolor, angustia y un toque de romanticismo, sin mas palabras simplemente me encanto…felicidades a quien lo relato…..jcrr

  4. 4 Nahui Ollin 17 octubre 2007 en 12:30 am

    Muchas gracias =)

  5. 5 karen jazmin munguia 13 noviembre 2007 en 7:06 pm

    es ¡genial! super genial es de esas historias en las que piensan que terminaran muriendo todos y al final te quedas sin habla de lo que realmente te ofrecen.. la trama es genial!

  6. 6 Nahui Ollin 13 noviembre 2007 en 8:12 pm

    Merci!!! ^_^

  7. 7 jannia 29 diciembre 2007 en 2:45 pm

    hola, entre aca por casualidad, y esta hipermegacool, never return, es algun escritor, perdona mi ignoracia, o sea te lo pregunto para comprar el libro esta fantastico, me podrias decir porfavor?

  8. 8 Nahui Ollin 29 diciembre 2007 en 2:59 pm

    No, jeje sucede que yo lo escribí, ya sabes, uno de esos días en que de repente tomas lápiz y papel y escríbes todas esas palabras que sólo salen sin pensarlas. ^^ GRACIAS.

  9. 9 Galo 31 octubre 2008 en 11:31 am

    Me encanto tu historia. Algo oscura pero te provoca seguir leyendo.

    No dejes de escribir.

  10. 10 Nahui Ollin 1 noviembre 2008 en 7:44 pm

    gracias!!! ^^


Comments are currently closed.



Sobre la autora

Más educación, más cultura y menos armas…Mstislav Rostropóvich

“Qui scribit, bis legit”

"el que escribe, lee dos veces"
mayo 2007
L M X J V S D
    Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Vivimos en una época en que cada uno exíge estar cada vez más solo, y simultáneamente no se soporta a si mismo…

Archivos

Blog Stats

  • 38,267 hits

Posts Más Vistos

Un blog sobre: LA EDUCACIÓN EN MÉXICO


A %d blogueros les gusta esto: